lunes, agosto 15, 2022
spot_img

El primer paso para acabar con la delincuencia pesquera global es reconocer que existe

Acabar con la delincuencia en el sector pesquero a escala mundial exige medidas específicas y, sobre todo, el reconocimiento por parte de los Estados de que estas prácticas delictivas son un problema global que necesita respuestas globales.

 

Es la conclusión del último “Blue Paper” publicado por el Ocean Panel, el Grupo de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible formado por 14 líderes mundiales que están impulsando una economía oceánica, sostenible en la que la protección efectiva, la producción sostenible y la prosperidad equitativa van de la mano. El documento, con el nombre de “La delincuencia organizada en el sector pesquero”, sostiene que el sector pesquero está expuesto a la delincuencia organizada a escala mundial que afecta a toda la cadena de valor de la pesca, desde la fase preparatoria (incluidos los seguros y el registro de buques) hasta las actividades en el mar (incluida la recogida y la documentación de capturas) hasta el desembarque, el procesamiento, el transporte, el comercio y la venta, el fraude y la falsificación de documentos, el blanqueo dedinero y el tráfico de drogas y de personas.

El documento destaca el triple impacto negativo de la delincuencia organizada en el sector pesquero: ya sea en el ámbito social, en el económico o en el ambiental. En conjunto, socavan los objetivos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la búsqueda de una economía oceánica sostenible.

Sin embargo, el informe apunta que identificar, investigar y enjuiciar con éxito a la delincuencia organizada en el sector pesquero plantea varios problemas. El primero de ellos es la “escasa prioridad nacional” que la delincuencia organizada en el sector pesquero tiene a nivel político y operativo. Los expertos alertan de la falta de coordinación entre los departamentos y organismos gubernamentales a nivel nacional, regional y transnacional; marcos legislativos penales insuficientes; falta de claridad de la jurisdicción en el mar y de la jurisdicción extraterritorial; la falta de aplicación en el mar; la debilidad de los organismos encargados de hacer cumplir la ley y la capacidad de la justicia penal, en particular en lo que respecta a las investigaciones financieras; y falta de transparencia en los sectores pesquero y financiero.

El documento destaca el triple impacto negativo de la delincuencia organizada en el sector pesquero: ya sea en el ámbito social, en el económico o en el ambiental.

En resumen, los Estados “siguen ignorando en gran medida los recursos y los regímenes jurídicos aplicables más apropiados para hacer frente a la delincuencia organizada en el sector pesquero”. Además se constata las diferencias de criterios en las medidas destinadas a remediar los problemas de ordenación pesquera. El informe habla además de una “falta de distinción” entre el problema de la delincuencia organizada en la pesca (un problema de seguridad y aplicación de la ley) y la pesca ilegal, no reglamentada y no declarada (a la que se refiere como un problema de prácticas pesqueras insostenibles) que puede llevar a los Estados a “adoptar decisiones mal informadas sobre los enfoques más adecuados para hacer frente a estos dos desafíos.Para hacer frente a la delincuencia organizada en el sector pesquero, es necesario actuar en dos etapas”. 

Abusos laborales pesca Foto: EJF.

 

UN PROBLEMA COMÚN Y GLOBAL

Por todo ello, el Blue Paper aboga por impulsar un “entendimiento común” acerca de lo que supone la delincuencia organizada transnacional en el sector pesquero a nivel mundial, junto con una voluntad política demostrable para hacer frente de manera cooperativa al problema. En segundo lugar, los Estados deberían elaborar instrumentos prácticos para fortalecer la capacidad de aplicación de la ley mejorando la cooperación interinstitucional nacional y la colaboración transfronterizo; desarrollando marcos jurídicos propicios; trabajando en formación de aptitudes y el fomento de la capacidad; aplicando estrategias de prevención del delito; fomentando la participación de la sociedad civil e impulsando la investigación.

El documento propone 12 acciones divididas en dos etapas de ejecución. La primera, consistiría en desarrollar un entendimiento común sobre qué es la delincuencia transnacional pesquera. la segunda, centrada en la elaboración de instrumentos prácticos para fortalecer la capacidad de aplicación de la ley, con el objetivo de hacer frente a la delincuencia pesquera. La finalidad de estas medidas es, por un lado, reconocer la existencia de una delincuencia universal organizada en el sector y sus consecuencias socioeconómicas, medioambientales y de seguridad. En segundo lugar, se busca mejorar la cooperación interinstitucional y transfronteriza en materia de represión de la delincuencia pesquera.

FUENTE: INDUSTRIA PESQUERAS IP

spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Últimas noticias