lunes, junio 14, 2021
spot_img

La categoría de productos congelados y listos para servirse suma nuevas marcas

A más de empresas grandes hay firmas pequeñas y medianas en el negocio

Con una inversión de $ 10.000 y en un pequeño local de 20 metros cuadrados, Christian Fierro y su pareja arrancaron hace casi siete años con su primera cafetería en un club de la avenida Samborondón.

Era un pequeño emprendimiento de desayunos que empezó con el bolón y las tortillas de verde como sus platillos estrella. Poco a poco fueron ganando clientes y consolidando sus productos bajo la marca Sambolón.

Desde sus inicios trataron de que el producto gane aceptación usando una materia prima adecuada. Fierro cuenta que una de las ventajas que poseen es que el verde proviene de plantaciones de familiares de su esposa, algo que les permite trabajar con una mejor selección del producto.

Actualmente el negocio tiene cuatro locales y desde hace un año Sambolón decidió dar un salto más allá de sus locales: incursionar en la línea de productos congelados, listos para consumir. Fue una idea que comenzaron a analizar hace dos años.

Sambolón, una marca que inició como una cafetería, introdujo hace un año tortillas congeladas y desde hace unos cuatro meses una línea de bolones.

Tras las pruebas de receta, los permisos sanitarios que debieron cumplir y las adecuaciones de la planta de congelados, Sambolón llegó hace un año a los supermercados con una línea de tortillas de verde. Y hace cuatro meses comenzó su oferta con cuatro variantes de bolones congelados.

“Nos ha ido bien, se están poco a poco incrementando las ventas”, sostiene Fierro, uno de los tres socios con los cuales cuenta Sambolón, que tiene planes de ir agregando más productos a su línea de congelados.

La venta de productos congelados listos para consumir ha ido ganando más espacio en los frigoríficos de los autoservicios. A las marcas conocidas como Facundo y Pronaca, que tienen diversos ítems en esta categoría, se han sumado otras que pertenecen a medianas y pequeñas empresas.

Hay una oferta amplia que abarca panes de yuca, bolones, miniquipes, empanadas de maíz, deditos de queso, pastas listas para servirse, bocaditos de pollo, pizzas, vegetales mixtos y pulpas congeladas de frutas para preparación rápida.

Antes de la pandemia, los productos congelados venían ganado terreno en la región, pero el confinamiento obligado trajo oportunidades. Un estudio de Euromonitor International refiere que en América Latina las ventas de alimentos envasados alcanzaron el año pasado un crecimiento de un 8% frente al 2019.

Kirill Kostyuchenko, miembro de una familia rusa que reside en el país y que está en el negocio de las pastas congeladas, indica que el ecuatoriano está aprendiendo a consumir este tipo de productos listos para servirse y se muestra abierto a probar sabores, sobre todo en Guayaquil y Quito.

Fuente: El Universo

spot_img

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Últimas noticias