lunes, agosto 15, 2022
spot_img

Se registra progreso ‘significativo’ en poblaciones de seis especies de peces pequeños en Ecuador

El estado de las especies de pelágicos pequeños: botella, chuhueco, macarela, pinchagua, picudillo y sardina ha mostrado un “progreso significativo” en la sostenibilidad de los stocks (poblaciones) en Ecuador.

El dato se reveló en la última evaluación a estos pescados desarrollada por el Instituto Público de Investigación de Acuicultura y Pesca (IPIAP).

Este resultado forma parte de las acciones impulsadas por el Proyecto de Mejora Pesquera (FIP, por sus siglas en inglés), ejecutado por 22 empresas de la cadena de suministros de pelágicos pequeños, cuyo objetivo es mejorar la sostenibilidad de estos recursos a través de estrategias medibles y verificables.

El FIP colaboró con la adopción de medidas de ordenamiento voluntarias para reducir el esfuerzo pesquero, como una extensión de la temporada de veda de la pesquería (en dos períodos), con un total de 61 días en 2017, 77 días en 2018, 83 días en 2019 y 80 días en 2020.

Además, se estableció un cierre de siete días en el momento de la luna llena de cada mes.

En la evaluación de stocks se concluyó que en 2017 el 100 % de las poblaciones de estas seis especies estaban sobreexplotadas y el 50 % en estado de sobrepesca. Luego de las medidas adoptadas se pudo determinar que dos especies habían salido de su estado de sobreexplotación y ninguna presenta sobrepesca.

Para Diego Orellana, coordinador internacional del proyecto Cadenas Mundiales Sostenibles de Productos del Mar del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que ha apoyado la iniciativa, esta noticia se debe considerar como un triunfo para el país, ya que ha sido un esfuerzo de varios sectores públicos y privados para la conservación de estas especies.

La pesquería de pelágicos pequeños es la segunda en importancia en el Ecuador por volumen y fuerza laboral, por lo que establecer las vedas fue uno de los temas más complejos, pero gracias a una mesa de diálogo y estudios científicos se logró su aplicación.

“Es un tema de seguridad alimentaria, ya que es la carne (de pescado) que más se consume localmente; también sirve para producir harina de pescado, que es importante para otros sectores productivos”, indica Orellana.

Además, los pelágicos pequeños, desde el punto biológico, son fundamentales en la cadena alimenticia de otras especies. La sostenibilidad de estos pescados produce un efecto cascada y ayudan a otras poblaciones de peces.

La Subsecretaría de Recursos Pesqueros califica de acertada la implementación de las medidas “a favor de la conservación”, lo cual se traduce en beneficios directos para los actores del sector.

Afirma que las vedas por reproducción y reclutamiento implementadas en estos años se han convertido en mecanismos efectivos para la recuperación de las especies pelágicas pequeñas capturadas por la flota local y que los resultados en el corto y mediano plazo son palpables.

El FIP aplicado en Ecuador sería un “ejemplo mundial”, afirma Orellana. El proceso estructurado aplicado sería el responsable en gran parte del éxito. Además, conseguir la certificación Marine Trust, que permite a los productores demostrar que sus ingredientes marinos se obtienen y producen de manera responsable, fue un gran impulso.

La Cámara Nacional de Pesquería, a través de su Comisión de Pequeños Pelágicos, afirma que la mejora de los stocks garantiza el suministro de pescado para las futuras generaciones del país.

Este sistema estructurado, ejecutado por primera vez en el país, también sirve de ejemplo para otras pesquerías que buscan alcanzar niveles significativos de sostenibilidad y mejorar su desempeño ambiental, social y económico, afirma el Ministerio de Producción.

Orellana asegura que el PNUD, junto a otros actores, está construyendo el primer plan de manejo de pesquerías a escala industrial del Ecuador basado en ciencia y consenso con todos los sectores involucrados.

La idea es crear un escenario de manejo que les permita producir, pero que, a su vez, permita a las especies su reproducción biológica y garantizar su acceso para generaciones futuras”, dice.

También se busca que el IPIAP no deje de investigar y capacitar sobre buenas prácticas, resaltar la importancia de proteger especies y seguir impulsando el diálogo.

Fuente: El Universo

spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Últimas noticias